Transitar Sin Identidad – Paula Dinamarca

“No es lo que yo siento que puede ser, es como eso, yo le llamaría factor vida, la vida misma te hace sentir y decir: soy una persona trans y tengo que construirme desde ahí y tengo que seguir haciendo la vida”.

Entrevista a Paula Dinamarca.

El 27 de diciembre de 2019, Paula asistió al registro civil a realizar el cambio del nombre y sexo registral de su cédula de identidad. A partir de esta fecha, todas las personas mayores de 14 años podrán optar a realizar este trámite, a propósito de que entró en vigor la Ley 21.120 de Identidad de Género, que reconoce y da protección al Derecho a la Identidad de Género.

En este contexto, conversamos con Paula Dinamarca (42), miembro y activista del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH), quien fue la primera persona transgenero en obtener su cédula de identidad con sexo registral.

Actualmente Paula se gana la vida como tarotista, ya que su labor ligada al trabajo comunitario, en proyectos de distintas ONGS de prevención, detección y educación sexual, se ha visto pausada producto de la pandemia del Cóvid-19, la cual “es la enfermedad creada por los imperios para controlar a la sociedad”, según ella.

Su incursión por las cámaras en el documental Trans dirigido por Cohen Fuentes Hermosilla (2004) y el cortometraje La Visita de Mauricio López (2009), fue el lecho para que sus dotes artísticos se fortalecieran y participara como protagonista de la película Naomi Campbell dirigida por Nicolás Videla y Camila José Donoso (2012). Desde entonces, Paula ha seguido participando en distintos talleres de teatro autogestionados.

Paula creció en la La Caro, una población de la comuna de Pedro Aguirre Cerda, dónde participó activamente en las Juventudes Rebeldes Miguel Enríquez (MIR), espacio que influyó mucho en su formación política. Al respecto, Paula sostiene que la lucha no solo tiene un carácter identitario, sino más bien, es una lucha de clases, dónde dominados y dominadas, se enfrentan contra un sistema que oprime. Paula se rebela contra el sistema patriarcal y capitalista.


¿Cuál es tu género?

Soy persona transgénero.


¿Qué elementos fueron construyendo tu género en tu niñez y juventud?

Elementos… la pulsión. Yo no lo llamaría elementos. Corrigo, y en el muy buen sentido de la palabra yo le llamaría factores, en otras palabras, conceptualizo algo. Conceptualicé que yo era transgénero en mi adolescencia, pero tengo recuerdos muy lúcidos desde mis seis años, yo ya tenía la lucidez de que era una persona diversa.

Fueron factor casa, familia, construcción, de todo. El primer momento, factores de decir pucha porqué tengo este cuerpo y siento otras cosas. Académicamente a estos elementos les podría llamar disforia. Sentirse disfórica, en el marco de decir pucha, mi genital no acompaña mis sentimientos. La forma de cómo me imponen de cómo yo debo vivir la vida, o cómo debo llevarla. No es lo que yo siento que puede ser, es como eso, yo le llamaría factor vida, la vida misma te hace sentir y decir: soy una persona trans y tengo que construirme desde ahí y tengo que seguir haciendo la vida.


¿Cómo fue tu tránsito de género?

Mira, quizás accidentado en el marco de entre los 18 y 20 años yo ya estaba transitada públicamente, porque siempre fui una trans, siempre sentí lo trans dentro de mí. Entonces, me identificaba delante del sistema, normada, o sea, ya esta persona pasó por un estado, habitó el cuerpo, habitó la identidad, siguió de aquí hacia allá, hizo cosas.

Pero no hay cómo decir un momento bien, es como démosle. Fue espontáneo, o quizás vino por añadidura.


¿Qué significó para ti obtener tu actual cédula de identidad?

Poder regular delante del estado que muchos detractamos en su metodología, pero poder regular la identidad, porque siempre seré discriminada, como cualquier persona lo puede ser, de cualquier manera. Porque el ser humano por naturaleza lo discrimina todo, olores, colores, cosas, situaciones, razas, etnias, no sé, cuerpos en este caso.

Por ejemplo para la construcción de este género heteronormado, por hablar de conceptos. Una mujer gorda no es atractiva, pero si es una mujer delgada voluptuosa de pechos, de cintura muy estrecha y caderas redondas, ese es el prototipo de cuerpo que se le impuso a la masa. Por donde va la seducción de esta mujer gorda, digamos, que puede ser discriminada por ser gorda, por donde va la construcción de la mujer negra, que es discriminada por su color de piel, pero no así por lo voluptuosa que pueden ser sus caderas o lo anchas que pueden ser sus caderas.

Ahora, haber cambiado mi nombre en mi cédula, me hace de repente tener ciertas regulaciones en cosas básicas, como en la salud o en la educación.

Sentir que está hecho un cambio de energía, porque yo creo mucho en el verbo, que la palabra es un ser viviente, que la palabra construye realidades. Entonces de pronto, ahí está, ya se hizo real para la absorción del otro, para la puesta en escena con el otro. Esta soy yo, esta es mi cédula, que me identifica como una ciudadana de clases en un perímetro de un país llamado Chile. Me da esta nación y me da un sexo, y es un derecho que estaba transgredido por tener una identidad diversa.


¿Cómo se expresa el patriarcado y la heteronormatividad en la cotidianidad de una persona trans?

Ohhh, se expresa de la forma más primitiva, más caricaturesca y más agresiva que puede existir.

Primitiva, a qué voy, somos solamente seres culiables, constituyentes de una fantasía. Si hablamos de heteronormatividad vamos a hablar desde la binariedad también, sea el hombre y la mujer. Yo encajo como una fantasía, como si yo anduviera con un gorrito de punta y una varita mágica consintiéndole las fantasías a todo el mundo como un hada madrina, ¡váyanse a la mierda!

El patriarcado es muy agresivo, incluyendo a mujeres heterosexuales y mujeres lesbianas, recordemos que las lesbianas también tienen vagina. ¡Oh descubrimos Latinoamérica por internet! Pero una mujer con pene, una mujer trans en el patriarcado es un bufón, entonces, no nos prestemos para eso. No nos prestemos para esa invisibilización del patriarcado, para esa patologización que le da el patriarcado también.


¿Qué mensaje buscó instalar la película Naomi Campbell Chilena?

La película aún instala un mensaje. Yo ahí es cuando de repente pienso y digo, Naomi Campbell es como la isla de Cuba, tú a Cuba no debes ni entenderla ni resistirla, solamente dejarla llevar. Mi personaje, llamado Yermen, pasa por un tránsito con el cual también tienes que dejarte llevar nada más.

Naomi Campbell te muestra la realidad, no te muestra la trans que quizás muestran en los documentales con nariz perfilada o con dos tetas lindas, o que le pongan vagina y dejen una copia fiel de la original. ¿Para qué niña? ¡a la mierda!

El personaje de Yermen te muestra a un ser humano viviente, sintiente, pensante, que tiene que autogestionarse con todos los obstáculos que el patriarcado va poniéndole por tercera o cuarta vez por añadidura de la sociedad en general.


¿Cómo fue tu paso por la militancia en partidos de izquierda?

Juventudes Rebeldes Miguel Enríquez, Movimiento de Izquierda Revolucionaria del doctor Miguel Enríquez, fue una escuela, de eso no puedo renegar. Un pasado bonito, un pasado de ideal, un pasado de conciencia. Un pasado en que lo aprendido nunca se olvida. Un pasado que a mí, como la Paula, me ha hecho saber a quién tengo al frente. Aunque a veces me pego las medias guatiás también po. Un pasado en el que tú puedes decir con nostalgia, resistí a la dictadura de Pinochet en mi niñez. Siendo conciente de mi clase y sabiendo también quién es tu enemigo, pero en este momento tú no sabes a quién tienes en frente.

¡A quién rechucha tienes enfrente!


¿Qué esperanzas o tensiones crees que instaló el Estallido Social a finales del año pasado?

La esperanza de poder disolver al estado. También la esperanza de podernos sacar la constitución estafadora de la dictadura, que es lo principal, poder desarticular esa estafa que le hicieron a nuestros padres, madres y a nuestros abuelos/as. La Constitución de 1980. Poder sacar esa estafa que fue la asociación de fomento previsional AFP, sacarnos de encima todas esas estafas que te hacen creer que perteneces a una clase media aspiracional.

Vuelvo a lo mismo, el lenguaje construye realidades. Hacerte creer de que si no viajas, pero vas a un mall, viajaste; porque te trajiste la ropa de última temporada. Pero no fuiste al museo, no fuiste a comer su comida típica, no fuiste a caminar por sus calles, eso es lo que el patriarcado quiere, que mientras más estúpida, pero productiva seas, así sirves.


¿Tú crees que se instalaron ciertas tensiones (con el Estallido Social)?

Claro que se instalaron ciertas tensiones, ya que se desarticuló, o por lo menos se desestabilizó al gran payaso que tenemos en el gobierno.

Esperemos que la gente y que la masa a la hora de votar nuevamente, no venda su voto por un paquetito de mercadería en la feria. No venda su voto porque le pintaron colores bonitos, un mono bonito o porque la derecha tiene plata. La izquierda también la tiene, y esa podríamos llamarla la pequeña burguesía, pero no te la muestran, es una falencia de la izquierda.

Nos hizo pensar qué es lo que le falta al país. Recordemos los tiempos de la Unidad Popular (UP), hasta la casa más pobre tenía un librero. Hoy en día se pueden estar cagando de hambre, pero están mirando un televisor que es la mitad de la muralla, ¡cómo lo pagan!

Eso es lo que busca el imperialismo. El televisor es el único sedante que te entra por los ojos y las orejas, no lo absorben otros órganos del cuerpo, solamente los ojos y los oídos.


¿Qué es el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH)?, ¿qué hace?

El MOVILH es mi organización desde el año 1995. Es mi articulación primaria dentro de la organización del marco político, el LGTB (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transgénero). Es mi organización, que para mi gusto es lo suficientemente operante, resolutiva y es la más detractada. Te voy a responder con una frase del Quijote de la Mancha: “Sancho, deja que los perros ladren, porque es señal de que vamos avanzando”. Eso es el MOVILH.


¿Qué desafíos crees que tiene el movimiento de disidencias sexuales en Chile?

Abrirse más, explicarle a la masa, no desde el concepto académico. Porque yo no le voy a decir a la señora pobladora de la verdulería o a la vecina que soy disidente, detractora de la heteronorma cisgénero, que es por eso que me pinto las uñas y tengo barba, y a la vez quiero igualdad de derechos. No puedes hacer eso porque es una falta de respeto a la inteligencia de la vecina.

El movimiento disidente como tal debería bajarse un poco más, es mi apreciación personal. Dejar el concepto de academia intelectualoide, bajarse un poco más y ponerse en la cotidianeidad. Porque a mucho burguesito le gusta que se lo folle un flaite, y se siente mujer, pero vuelve a su esfera y sigue con la heteronorma, las construcciones y blá blá blá… después de que jadeó como actriz porno en un potrero con un flaite. Entonces bajémosle un poco el volumen al tema e integrémonos, porque hay disposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *