Sistema Escolar y Educación Libertaria de Raúl Ortega

“La educación libertaria es parte de las propuestas políticas y metodológicas que el anarquismo ha desarrollado para hacer frente a las desigualdades del sistema capitalista”.

Las reflexiones sobre educación siempre han estado presentes en el pensamiento anarquista y no solo como meros esfuerzos intelectuales, sino más bien, como propuestas concretas que han surgido desde la práctica activa de organizaciones sociales y políticas de corte libertario. Tal es el caso del trabajo desarrollado por Raúl Ortega, sociólogo y militante anarquista desde su juventud, quien ha sido parte de diferentes proyectos políticos ácratas y organizaciones sociales dedicadas al ámbito educativo, por lo que sus reflexiones, lejos de presumirse acabadas o buscar el crédito académico, intentan generar reflexiones y gatillar prácticas pedagógicas que apunten coherentemente hacia la liberación.

Este trabajo surge a partir de las experiencias pedagógicas libertarias desarrolladas en el Centro Social Biblioteca Aeropuerto en la comuna de Estación Central (2006 – 2015) y del Proyecto Educativo Libertario en el centro de Santiago (2014 – 2019), por lo que están absolutamente contextualizadas en nuestra sociedad.

El autor presenta una crítica radical al actual sistema de educación formal, considerándolo como un eficiente mecanismo de reproducción de la estructura de clases y un ente disciplinador de las subjetividades para generar personas sumisas e individualistas, que reproducen el actual sistema social, sin mayores cuestionamientos. Frente a estas verdaderas funciones estructurales de las escuelas y liceos, Ortega sostiene que “no es posible pensar en un proyecto pedagógico liberador en los estrechos márgenes de la escuela tradicional”, proponiendo desarrollar procesos educativos desde los espacios organizativos autónomos con que cuenten explotados/as y oprimidas/os.

En este sentido, el texto nos propone las características centrales que pueden llegar a tener los procesos pedagógicos en relación a sus objetivos, contenidos, metodologías y soportes organizativos, constituyendo así toda una invitación a desarrollar nuestras propias experiencias pedagógicas libertarias.

“La educación libertaria deberá permitirnos ir construyendo y conquistando progresivamente nuestra propia libertad. Una libertad que no es concebida en términos individuales como el simple ejercicio de derechos civiles y políticos o como libertad de elección en las lógicas de mercado, sino una libertad considerada como una construcción social antagónica con las estructuras capitalistas y estatistas de nuestra sociedad”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.