Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll

Alicia en el País de las Maravillas, escrita en 1865 por Lewis Carroll, es sin duda un clásico de la literatura fantástica. A partir de las aventuras de una curiosa niña, nos presenta un mundo mágico y psicodélico que cautiva con sus personajes y escenarios.

Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll

Todo comienza cuando Alicia decide perseguir a un conejo por una estrecha madriguera, adentrándose en un mundo paralelo, mágico, intrigante y a veces desesperante. Alicia es una niña curiosa y reflexiva que tendrá que interactuar con toda clase de criaturas, tales como gatos que se invisibilizan, orugas fumadoras y reyes déspotas. Para poder recorrer estos parajes, Alicia deberá consumir sustancias que la harán crecer o disminuir de tamaño, así como también decidir si confiar o no, en los consejos que le darán cada uno de los distintos personajes con que se encuentra.

A diferencia de la película de Disney de 1951, en el libro, el País de las Maravillas no es tan hostil con Alicia, sino mucho más amable e intrigante, lo que despierta la curiosidad y el espíritu de aventura de la niña. En el libro Alicia es un personaje mucho más complejo, reflexivo y curioso, que cautiva en su determinación al momento de actuar, lo que hace de esta novela apta para todo público y no sólo para niños o niñas. La única decepción respecto al clásico de Disney, es que en la mesa del Sombrerero nunca se habla siquiera de los «no cumpleaños», pero si de otros juegos de palabras y reflexiones muy entretenidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.